swatting-call-of-duty-world-war-ii-asesinato-condena-tyler-barris-kansas

El Swatting, por si no sabes lo que es, es una práctica que se hizo “popular” en la plataforma de Twitch hace algún tiempo, el Swatting, es la acción de llamar al equipo SWAT de la policía norteamericana, bajo una presunta amenaza de alto riesgo, para darle un susto a alguien que está transmitiendo en vivo en la plataforma.

Hace ya casi dos años, Tyler Barriss de 26 años, hizo está “broma” a alguien por un dólar y medio, resultando en la muerte de una persona que no tenía nada que ver con el asunto. Recientemente a través de la agencia AP, se reportó que el pasado mes de Noviembre Tyler Barriss se habría declarado culpable de más de 51 cargos, entre ellos el homicidio involuntario de un hombre de 28 años padre de dos niños, el juez del distrito de Kansas, Estados Unidos, Eric Melgren le habría condenado con 20 años de cárcel efectiva, al conocido “Swatter” de Kansas.

Esto pasó el pasado 28 de Diciembre de 2017, donde Tyler Barris, quiso jugarle una broma de “Swatting” a Shane Gaskill, luego de una discusión por un dolar y medio en el juego Call Of Duty: WWII, Tyler obtuvo la antigua dirección de Gaskill, por medio de su conocido Casey Viner, la dirección era donde antiguamente Gaskill recidiá (otorgada por el mismo Gaskill), por lo que la idea era dejar en ridículo a Tyler, pero todo salió mal esa noche, cuando uno de los agentes SWAT, disparó en la cabeza a Finch, debido a que pensó que intentaba sacar un arma por llevarse las manos a la cintura.

Tanto Shane Gaskill de 20 años y Casey Viner de 19 años, fueron encontrados culpables de conspiradores y co-responsables del homicidio involuntario. Sólo se sabe de la condena efectiva de Tyler Barriss, la cual luego de aceptar los cargos, pasará 20 años en la cárcel, y pudieron ser más, ya que la fiscalía estaba pidiendo 25 años por todos los cargos que se le imputaban.

Por suerte el Swatting ya no es una práctica habitual en la plataforma de Twitch, pero siguen apareciendo “graciosos” que usan de forma irresponsable a las autoridades.