eSports en latinoamerica
Foto: Rincón de la Tecnología

Una de las actividades que mayor relevancia ha ganado en la actualidad son los videojuegos, un nicho importante que desde la propia creación de ellos logró meterse como una pasión para cierto sector de personas. Sin embargo, con el auge del internet y la posibilidad de tener partidas en línea con otros jugadores, todo creció hasta convertirse en un fenómeno como los eSports.

Para definir qué son los deportes electrónicos es importante mencionar que siempre están basados en los videojuegos, aunque no todos ellos pueden ser incluidos en este mundo competitivo, derivado de su naturaleza, que no exista un modo multijugador, o cualquier otra situación que no lo permita.

Los videojuegos más utilizados en los eSports son los de multijugador de arena de batalla, deportivos, de peleas, estrategias en tiempo real, disparos en primera persona o juegos de rol multijugador en línea.

Otra de las formas en las que se puede apreciar el crecimiento de esta modalidad de los videojuegos, es gracias a que las casas de apuestas comenzaron a considerar las apuestas en e-games como una parte fundamental de su oferta hacia los clientes. Comenzaron con pocas competencias y hoy en día son considerados los mejores torneos de todo el mundo.

Una de las cosas que se necesitó para llegar hasta el momento que el gaming se encuentra en estos momentos fue el reconocimiento del público, algo que comenzó a finales de los 90, cuando un periodista británico llamado Matt Bettington comenzó a hacer comparaciones entre los deportes tradicionales y los electrónicos, que por entonces apenas comenzaban su alza.

A pesar de este inicio, no hay una fecha estipulada o un momento claro de cuándo nació esta actividad como tal, pero se tiene memoria de un torneo realizado en 1972 por la Universidad de Stanford, donde un grupo reducido de estudiantes compitieron en el juego Spacewar, el premio era una suscripción a la revista Rolling Stones, hoy los premios son económicos y mucho tienen que ver con los patrocinadores que se obtengan.

Unos años más adelante, Atari también logró realizar un torneo de Space Invaders, algo que atrajo 10 mil personas y que es considerado uno de los primeros eventos masivos alrededor de los videojuegos. Aunque este fenómeno no se replicó tal cual en una película, el filme “Pixels” hace énfasis a un torneo de videojuegos desarrollado alrededor de esta época, dando muestras de que las empresas ya ponían a los mejores a enfrentarse entre sí.

Como se mencionó con anterioridad, el crecimiento en el internet llevó a los videojuegos hacia el siguiente nivel, comenzaron a tomar una nueva estructura y las consolas comenzaron a mejorar sus gráficas y niveles de juego.

De acuerdo con una publicación de El Financiero, el investigador Michael G. Wagner tenía la tesis de que los eSports tomaron dos rutas, como todo en el mundo, la oriental y la occidental. Según él, Estados Unidos y Europa consolidaron los torneos en los juegos de disparos en primera persona, en su momento Doom fue uno de ellos, lo que en la actualidad vendría siendo Halo o Call of Duty.

Hoy en día también se muestra el crecimiento de esta clase de competencias gracias a las instituciones deportivas. Desde finales de los 90 se popularizaron los simuladores deportivos, especialmente los de futbol con el videojuego FIFA. Bien, este simulador alcanzó una popularidad incalculable.

Incluso, las grandes ligas del mundo han tenido sus propios torneos de esports, tal es el caso de España, donde un jugador de cada club de LaLiga representó a su escuadra, o bien, cuando la Liga MX replicó lo hecho en el Viejo Continente y posteriormente buscaron gamers profesionales para incluirlos como parte del equipo en el certamen. Sin duda alguna y en todos aspectos, los videojuegos pasaron de ser uno de los hobbies favoritos de las personas a transformarse incluso en algo meramente competitivo, profesional y con muy amplias posibilidades de que mantenga el crecimiento en cuanto a número de jugadores, torneos, equipos, apuestas y hasta transmisiones.

Loco, creativo, entusiasta y adicto a los videojuegos.