Tomoyuki-Inui-Katuninken-DOA-dead-or-alive-ultimate-world-cyber-games-2005-campeon-mundial-arresto-robo-100-casas-japon

La industria de los eSports, en los últimos años ha visto su mejor crecimiento, tanto de talentos, como de rentabilidad, hace poco se estimo que para el año de 2021 los eSports llegarían a hacer más de 1.400 millones de dólares y con una audiencia que día a día crece y se interesa por las competiciones oficiales de videojuegos, sólo la fama y la fortuna le podrían esperar a quienes están envueltos en este negocio.

Una lamentable noticia, sobre uno de sus actores principales ha golpeado duramente a quienes viven de esto, Tomoyuki “Katuninken” Inui, conocido como el campeón mundial de Dead Or Alive: Ultimate, en 2005 en la World Cyber Games (WCG), habría recientemente confesado más de 100 asaltos a viviendas en Japón en estos últimos 3 años, este habría sido arrestado el fin de semana recién pasado, luego de haber robado la casa de una anciana de 84 años, para sustraer unos 2.4 millones de yenes, algo así de más de $23.500 Dólares, la policía al arrestarlo encontró en su casa parte del dinero y especies sustraídas.

La última vez que se supo de Katuninken fue en 2014 donde pudo llevarse el titulo en un evento patrocinado por Dead Or Alive, sin embargo, desde aquella fecha Katuninken no ha podido recuperarse, lo que en sus propias palabras lo habría orillado a llevar una vida de criminalidad para mantenerse.

Con mi actividad en el gaming desapareciendo, hice esto como una forma de ganar dinero para poder vivir, no obstante, por los últimos 3 años, he cometido alrededor de 100 asaltos.

Los eSports pueden llenar de sueños y esperanzas para quienes tengan la habilidad y la edad de competir profesionalmente, ya a los 30 eres viejo para eso, sin embargo, la industria a veces puede ser negligente y el sueño de ser un jugador profesional puede acabar de la noche a la mañana, aunque esto no justifica el actuar de este sujeto, los que estén pensando en hacer una carrera en la industria deben tener más claro que nadie como será su propio futuro

Hoy Katuninken, de 33 años, espera condena por su centena de crímenes en Japón.

Loco, creativo, entusiasta y adicto a los videojuegos.