Juegos competitivos y jugadores

Los e-sports son ahora una industria que genera ingresos cercanos a mil millones anuales en todo el mundo, con jugadores dedicados exclusivamente a esta tarea y millones de espectadores que los siguen a través de distintos medios.

Pero los videojuegos competitivos no son nuevos. Existen desde los lejanos años 70 y 80 y fueron evolucionando a la par de la industria de juegos. A finales de los años 90 ya existían ligas de e-sports que enfrentaban a jugadores de juegos de pelea como Quake y Unreal.

¿Los deportes electrónicos y los juegos competitivos y profesionales se han vuelto demasiado técnicos para que los jugadores casuales se diviertan?

Desde entonces mucho ha evolucionado esta industria. Las competencias de videojuegos más populares reúnen una audiencia de millones de personas. Por ejemplo, el Campeonato Mundial de League of Legends 2021 logró una audiencia de 73 millones de personas en todo el mundo. Los mejores jugadores que acuden a las competencias se convierten en verdaderas estrellas.

Las apuestas son comunes en los e-sports

Al igual que en las ligas de deportes profesionales, los jugadores de e-sports están obteniendo grandes ingresos provenientes de salarios, competencias en torneos, derechos de marca, pagos por transmisiones y patrocinios.

De la misma forma que los deportes tradicionales, los e-sports también están presentes en las casas de apuestas y la jerga de los casinos y juegos de azar es común entre los apostadores. También los términos de casino y frases de juegos de azar son comunes en los e-sports.

La profesionalización de los e-sports

La mayoría de los seguidores de los videojuegos juegan por diversión. Pero unos pocos se han dedicado a esta actividad profesionalmente convirtiendo su pasión en un medio de vida.

Hace unos pocos años habría resultado inverosímil suponer que un chico sentado frente a una computadora jugando videojuego pudiera ser un deportista y además de primer nivel. Pero hoy en día los gamers que compiten en los grandes eventos mundiales de videojuegos no solo se consideran deportistas de élite, sino que además están obteniendo ingresos millonarios.

Estos jugadores profesionales ganan dinero en forma de salarios, por participar en los torneos mundiales, por derechos de marca, por derechos de transmisión y por patrocinios.

Los grandes eventos de e-sports cuentan además con todos los componentes de los deportes tradicionales como patrocinantes, narradores, comentaristas (casters) y millones de espectadores en todo el mundo pendientes de ver a las estrellas de videojuegos en los campeonatos mundiales.

Una industria millonaria

La industria de videojuegos crece sostenidamente. Según cifras de especialistas del sector, existen hoy en día alrededor de 400 millones de personas en todo el mundo que juegan diariamente.

Más aún, según Newzoo, la industria mundial de los e-sports registró ingresos de poco más de $1.000 millones en 2021, 14,5% más que en 2020. La audiencia cautiva de los e-sports superó los $720 mil millones.

Este volumen de espectadores es una mina de oro para cualquier firma interesada en promover sus productos y servicios.

Las grandes empresas patrocinadoras de eventos de competencias de videojuego incluyen marcas como Coca-Cola, Gillette, Toyota, Red Bull, T-Mobile, etc. En América Latina las firmas patrocinantes son Mastercard, Adidas, Burger King, Puma, Movistar, Intel y Microsoft.

El futuro de los e-sports

Parece evidente que la industria de los deportes electrónicos vive un momento estelar. Es una industria naciente por lo que muchos inversionistas todavía dudan en apostar por ella, pero todo indica que se consolidará en breve y los inversionistas se volcarán hacia ella.

Una tendencia que se evidencia en la industria de los deportes electrónicos es una transición hacia juegos en dispositivos móviles. Esto, a pesar que las consolas siguen vigentes, los juegos móviles parecieran ser el futuro de los e-sports debido, entre otras cosas, a la facilidad de acceder a ellos a través de un dispositivo móvil.

Una segunda tendencia es el impacto que tendrá la tecnología 5G, la realidad virtual y el metaverso en este sector. El metaverso podría significar grandes pasos para la industria del juego. En el metaverso los usuarios podrán encontrarse e interactuar directamente con los jugadores y los equipos hacer reuniones virtuales.

La industria del e-sport o videojuegos competitivos es todavía incipiente, pero cada vez más los inversores la están mirando como una actividad seria y lucrativa que podría reportarles ingentes ganancias.

Los inversores más arriesgados comenzarán a hacer inversiones en esta industria en breve y serán la vanguardia. Otros llegarán después atraídos por el fuerte crecimiento que se prevé para este sector en los próximos años y que redundará en ganancias para los patrocinantes que lleguen primero.

Loco, creativo, entusiasta y adicto a los videojuegos.