Source Of Madness Roguelike
Nintendo

Con más de cuarenta años de existencia, el auge del género roguelike está de vuelta. Son numerosos los títulos de las grandes desarrolladoras los que están apostando nuevamente por los inquietantes universos de mazmorras. Juegos como Rogue Legacy, Slay the Spire o el célebre Hades están consiguiendo revitalizar el panorama a golpe de partidas procedurales. En esta ocasión, ha llegado el turno del estudio Carry Castle y la editora Thunderful Publishing, que acaban de lanzar para PC Source of Madness, un roguelike de corte lovecraftiano que invierte sin titubeos en estética y jugabilidad.

Source of Madness propone una fórmula repleta de acción en la que los escenarios retoman el estilo plasmado por H.P. Lovecraft en la literatura de terror. El personaje principal, perteneciente al eje del bien (Los Adeptos) encarna la figura de un antiguo hechicero situado en la denominada Tierra Marga, el mundo exterior, donde deberá sortear toda clase de peligros y criaturas malignas provenientes de las Torres de la Locura para avanzar en los desafíos planteados. Si la narrativa de base convence, el entramado que esta encierra no se queda atrás: plataformas, itinerarios para la exploración y multitud de combates en los que el factor visual, con sus colores saturados y sus tonalidades tenebrosas, juega un papel determinante.

Uno de los atributos más destacados del juego, en sintonía con el estilo roguelike, es el reciclado de los personajes -hay tres diferentes-, cuyas características y logros alcanzados se renovarán cada vez que la partida empiece de nuevo. De este modo, cuando el protagonista muera, será el azar el que decida en la piel de qué hechicero, cada uno con sus atributos y estadísticas particulares, tocará ponerse en el próximo inicio de la aventura.

La progresión en Source of Madness estará marcada por el papel que juguemos frente a los enemigos. Estos cuentan con una apariencia y un modo de desenvolverse un tanto peculiares, y es que tienen un aspecto informe en el que se mezclan musculatura, pezuñas y pinchos, además de una torpe manera de moverse que dificulta muchas veces averiguar dónde tienen la zona de impacto. Por si esto fuera poco, resulta complicado predecir los movimientos de los enemigos, dado que no siguen una pauta predecible; sólo un fogonazo de luz nos señala que está a punto de desencadenarse un ataque.

El sentido procedural de las partidas se deja ver sobre todo en los cambios que se producen al comenzar una partida de cero. Cambian los rivales, los mapas, los pasadizos, los objetos y todo tipo de componentes que hacen que el desarrollo del juego tenga siempre un sentido renovado. Esto es gracias a la tecnología RNG (Random number generator), que se trata de un software que es capaz de generar números aleatorios de manera constante, algo que llevado al contexto de un videojuego hace posible que las partidas sean siempre distintas, incidiendo así directamente en la jugabilidad y las mecánicas del juego.

El recurso RNG cuenta asimismo con la garantía de llevar años consolidado en aquellos grandes entornos de internet que no se entienden sin el concepto de aleatoriedad, como pueden ser el comercio electrónico y las plataformas de juegos de azar. En el primero de los casos el RNG se usa en las pasarelas de pago para generar las claves aleatorias que sirven para cifrar los datos personales de los usuarios. Por su parte, los casinos virtuales lo incluyen en todos aquellos juegos en los que interviene el factor suerte, como son por ejemplo las tragaperras online, la ruleta, el bingo o el póker, donde se pretende que las partidas no tengan un patrón predecible, salvando de este modo el tono azaroso que los caracteriza. No en vano, en el caso de las tragamonedas, el algoritmo que incorporan se encarga de generar combinaciones de tambores que no pueden pronosticarse, evitando con ello que el juego pueda ser manipulado y salvaguardando así la incertidumbre propia de una industria como esta.

El jugador de Sources of Madness deberá acumular durante su recorrido el mayor número posible de puntos de sangre y sabiduría. Estos servirán luego para desbloquear un extenso árbol de opciones en el que se irán activando poco a poco todos Los Adeptos que integran esta aventura, con sus atributos y habilidades. Cada uno de estos magos tiene su repertorio propio de hechizos, otro componente que le aporta variedad al juego.

Por lo que respecta al apartado visual, se trata de un título que ha seguido la línea de los ambientes recargados y sofocantes descritos por Lovecraft a lo largo de su obra. Se trata de un tono artístico en el que las formas grandilocuentes y los gráficos pretendidamente descuidados y saturados hacen que la sensación de experiencia tétrica y funesta esté siempre presente en cada sesión. Del resto se encarga la banda sonora, que sabe ajustarse perfectamente a los momentos de tensión y melancolía.

Loco, creativo, entusiasta y adicto a los videojuegos.