overwatch kanezaka lore cartas heroe
Overwatch

Overwatch el hero shooter de Blizzard Entertainment está en un proceso de cambio, ya que como se anunció en la pasada Blizzcon, su secuela vendrá a cambiar las cosas y añadirá una gran cantidad de contenido, incluido un modo historia.

Si bien, durante el año pasado las cosas parecían un poco estancadas con el juego de Blizzard, no hace mucho se nos confirmó Kanezaka, un nuevo mapa para los modos de Arcade de Overwatch, que se encuentra disponible en el servidor de pruebas del mismo.

De acuerdo a los desarrolladores hay harto lore relacionado a Overwatch 2 en el mismo, donde algunos han teorizado que habrá algún héroe relacionado con este nuevo mapa, así como lo son en su mayoría los mapas del juego.

Recientemente la página oficial de Overwatch, ha liberado una carta dirigida a Toshiro Yamagami, en donde su esposa le cuenta algunas cosas que están pasando en Kanezaka a los pies del castillo Shimada.

carta kashiko overwatch

En la narración vemos que Kashiko, es una espadachín que sirvió anteriormente a los Shimada antes de que estos se disolvieran y nos cuenta como una guerra entre el clan de Hashimoto y unos rebeldes que han estado robando sus contrabandos está por comenzar.

Este tipo de narrativas son comunes en Overwatch, pero normalmente estaban reservadas para nuevos héroes, y si bien, creemos que es para darnos contexto sobre el nuevo mapa del juego, algunos piensan que es posible que Kashiko se alce como una nueva heroína y que esto sea parte de los Teasers que Blizzard acostumbra.

A continuación les dejamos con el largo relato de Kashiko a su esposo Toshiro en español traducido por AlterTime:

Haikei, Toshiro, amado esposo:

Las flores de cerezo florecen gloriosamente después de un invierno suave, con suaves nubes rosadas contra los árboles verdes de la ladera. La temporada me devuelve al día de invierno cuando los Hashimoto te apartaron de nosotros, cuando los copos de nieve caían como lo hacen los pétalos ahora.

Es extraño que estemos tan cerca, pero podemos visitarte solo cuando nuestros actuales “maestros” lo deseen. Espero que valoren tu trabajo lo suficiente como para unirnos pronto. Nuestra hija apreció tu reciente regalo, aunque rezo para que las hojas que forja para los Hashimoto no sean tan afiladas, que lo que crea para ellos solo sea igual a sus sórdidos seres.

La forja de Filos Yamagami permanece cerrada con llave, y desde la última vez que te vimos en otoño, nos hemos trasladado al nivel superior. Nos ayuda a sentirnos cerca de ti de muchas maneras. De otras formas, siento tu ausencia aún más intensamente. En este lugar falta el martilleo musical del tamahagane caliente y el canto del acero. También lo es tu propia voz, tu canto a la espada mientras la rozabas con yakibatsuchi, y el crepitar del fuego cuando la hoja golpeaba la fragua y el siseo cuando se enfriaba en el agua. A veces creo que te escucho allí, pero siempre es solo el viento.

Pero no me quedaré aquí. Pues como el invierno lleva a la primavera, déjame escribir una carta de ligereza: una brisa cálida que lleva flores a la deriva. Quizá nos dé a los dos un poco de paz, incluso mientras giro mi espada para evitar que la paz aquí se rompa por completo.

Muchas cosas permanecen sin cambios, por supuesto, en estos ocho años desde tu último viaje a casa. Sin duda te complacerá saber que Ichiko se niega a cambiar la receta familiar en el Gozan Ramen, y que el aceite de ajo negro está tan delicioso como siempre. Hoy estaba lleno de gente, ya que muchos han venido a celebrar los cerezos en flor. El perro de Yui, Mochi, tiene ya sus años, pero su semejanza todavía gira en el letrero de la escuela de alfarería. La mayoría de nuestros lugares favoritos se mantienen vivos gracias a los turistas que se deleitan en visitar pintorescos pueblos antiguos como el nuestro. Comen helado en el café de los gatos y queman sus yenes en la sala de juegos o en el nuevo centro comercial que aún no has visto. Luego, felices con sus recuerdos, estos visitantes diurnos regresan al tren antes del anochecer, cuando las linternas cobran vida y el Hashimoto golpea las puertas de las tiendas cerradas, tomando su “parte” de lo que se gana con el trabajo de otros y canalizándolo hasta sus mejores a través de la bien llamada Tora no Sumika.

El castillo de Shimada todavía se encuentra en lo alto de su lugar de gloria, con vistas a nuestra ciudad como un templo de piedra incondicional que espera a una deidad benevolente. Tú y yo sabemos bastante bien, los dos que hacemos y empuñamos la espada, que si bien su castillo era de piedra fuerte, los Shimada no eran dioses, sino personas, y criminales además. Pero el Shimada entendió que el honor y la lealtad forjan el vínculo más fuerte entre gobernante y gobernado.

Últimamente, los Shimada han consumido mis pensamientos ociosos. Pidieron mucho a los que les siguieron, pero nos inspiraron a dárselo. Y a cambio, el clan Shimada lideró con integridad y nos trató con respeto. Como saben, mi madre y la suya antes que ella tuvieron el honor de cuidar el santuario del zorro lejos del clamor de la ciudad. Pero cuando quedó claro que mi alma anhelaba la espada y yo sobresalía en el kenjutsu, los Shimada me eligieron sobre todos los demás como su maestro de la espada. Sabían que Kanezaka no era solo la sede de su poder, era su hogar… y el nuestro también.

Pero donde los Shimada dieron, los Hashimoto quitaron. Después de todo, cuando uno tiene muchos hogares, no tiene ninguno, y el clan Hashimoto ataca a casi todas las ciudades de esta nación. No somos nada especial para ellos; un día nos dejarán secos y seguirán adelante, dejándonos vacíos y rotos. Incluso ahora, unos doce años después, veo la huella que han dejado en nuestra ciudad.

Lamento que, aunque la parte antigua de Kanezaka aparentemente no ha cambiado, ha sufrido bajo la mano cruel de los Hashimoto. Nuestra vista de la montaña maternal ahora abarca la prominencia y la arrogancia de los rascacielos y el neón, no la cálida comodidad de la madera, el viento y la piedra como antes.

Me sitúo, como lo hace el propio Kanezaka, entre las viejas formas de la montaña y los Shimada y las nuevas, agudas y duras formas de la ciudad y los Hashimoto. Ambos sabemos que los Hashimoto te tienen a su “cuidado” no solo por tus habilidades, sino también para mantenerme en mi lugar, para asegurarme de que no vacile en su cargo de mantener la paz en esta ciudad, entre estas personas a quienes respeto mucho. Obedeceré a nuestros amos actuales, porque hacer cualquier otra cosa os pondrá en peligro tanto a ti como a nuestros amigos.

Tenía la esperanza de que con el tiempo los Hashimoto se volviesen perezosos. Que vean que somos un pueblo honesto al que no necesitan oprimir.

Ni siquiera el perro más fiel podría soportar una paliza sin morder, y la gente de Kanezaka tiene un gran corazón. Estamos agotados. Las peticiones sobre la población están aumentando y los ánimos están aumentando. Los pagos atrasados ?? se enfrentan a abusos más despiadados. Y ahora alguien le ha dado a los Hashimoto más razones para enfadarse.

En los últimos meses, los envíos de contrabando de los Hashimoto han desaparecido. Sus hombres han sido apalizados o asaltados cuando regresaban de sus rondas. Quizás lo más audaz de todo es que han comenzado a aparecer mensajes pintados en colores brillantes y llamativos, aunque rápidamente se repintan y tapan.

Esos idiotas no están atacando sutilmente a los Hashimoto, y sus actos se están haciendo bien conocidos. Estos vigilantes piensan rebelarse con fuerza contra una marea de violencia. En su lugar, atacan rápido y se esconden más rápido mientras la buena gente de Kanezaka sigue penitente. Y así mi trabajo (mantener a nuestra propia gente, a nuestros amigos, sumisos) se ha vuelto más delicado y vital con cada día que pasa. Hay momentos en los que apenas puedo creer el mundo en el que camino ahora: Tú, haciendo un trabajo hermoso para cerdos indignos. Yo, que entrené a los vástagos de Sojiro Shimada, me vi obligada a empuñar la espada de mi maestro contra la mía. Los niños de esta ciudad, creciendo hasta la edad adulta con solo el brutal e irreflexivo clan Hashimoto para determinar qué es bueno o malo… y nuestra hija entre ellos. Todo es peligroso en esta ciudad.

Hoy caminaré por Kanezaka no solo para imaginarte caminando a mi lado o para saludar a nuestros vecinos. He hecho una ofrenda para llevar al Santuario de Tetsuzan de mis antepasados: un cuenco cubierto con yuyaku verde azulado brillante de la escuela de alfarería, en el que Ichiko ha vertido un poco de dashi. Una bola de arroz de nuestro vecino. De Kenta, un trozo de mochi de alubias rojas, el favorito de nuestra hija. A todo esto le he añadido un generoso chorro de sake.También me he servido una taza pequeña.

Le pediré al espíritu zorro fuerza para continuar esta lucha y sabiduría para mí y para todos nosotros. Luego, después del atardecer, tomaré la espada que me diste hace tanto tiempo en nuestro yuino y patrullaré las calles de este lugar que llena mi corazón y lo rompe. Encontraré a estos “guardianes” autoproclamados, quienes, si no son disuadidos de este camino, pueden ser la chispa de un fuego equivocado y mortal que nos consumirá a todos.

Ojalá tú y yo seamos como tus espadas: fuertes y afiladas. Obedece a los Hashimoto, como hago yo, y dales una muestra exterior de respeto, incluso si no puedes darle un hogar al verdadero respeto en tu corazón.

Terminaré con la nota más ligera que prometí y diré que sé que si estuvieras aquí, me recordarías: “La kitsune (zorra de la leyenda) puede cambiar tu suerte con solo un movimiento de una de sus colas”. Ojalá ella mueva las nueve y nos envíe la buena fortuna que tanto necesitamos.

Kashiko—

Overwatch se encuentra disponible en las plataformas de Playstation 4, Xbox One, PC y Nintendo Switch.

Loco, creativo, entusiasta y adicto a los videojuegos.